Giovanna Mayen

Por: Giovanna Mayén / Comunicóloga

Exclusivas playas con vista espectacular al Océano Pacifico, enriquecedora gastronomía, oferta cultural, exposiciones de pintores, artistas plásticos, fotógrafos, conciertos, eventos deportivos, seguridad, infraestructura, comodidad, hospitalidad, y una sensación de libertad, es lo que se vive en Castillos del Mar. Un visionario desarrollo que trascendió de ser un hotel a ícono de Baja California.

Se ubica en Rosarito, pequeño municipio del Estado que anteriormente se caracterizaba principalmente por su estilo de vida nocturna, sus fiestas, sus bares, el surf, la pesca deportiva y eventuales espectáculos; pero que ahora se encuentra en la boca de todos por este aspirante proyecto que logra crear y mantener la mezcla de un paisaje rural y urbano.

A diferencia de otros establecimientos dedicados al mismo sector, Castillos del Mar tomó las riendas en proyectos de inclusión y no solo en el tema de personas con discapacidad, sino que además puso en marcha prácticas de responsabilidad social, como el cuidado al medio ambiente, espacios pet friendly y el cuidado a la salud.

“Se debe cuidar la playa, no se puede prostituir, se debe proteger en donde se habita, honrar, buscar el bienestar del entorno y se comienza desde lo más personal, la salud, porque cada concepto, cada proyecto tiene una esencia, y se debe predicar con el ejemplo.”

Paul Corona, empresario hotelero y actual presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restauranteros (CANIRAC), creció en una familia optimista, por lo que ahora busca emprender y concientizar a la iniciativa privada de la importancia de apostarle a la economía sustentable y a proyectos que a la par de generar derrama económica, aporten a la comunidad.

“No lo voy a negar, el reto es grande, pero posible”

Somos un equipo que estamos dispuestos hacer los cambios que poco a poco se necesiten para crecer, para aportar, estamos avanzando y la idea es sumar a todo tipo de negocio, no únicamente al hotelero y restaurantero”.

Actualmente, se convoca a empresarios de todos los sectores a involucrarse a esta iniciativa, a aportar ideas y facilitar información que pueda ser útil para la creación de estrategias, como la división de distritos, idea que surgió a raíz de un análisis para determinar qué tipo de negocio opera en la ciudad, la derrama económica que generan, el número de empleos y partiendo de ellos se etiquetará el sector que predomine en la zona. El objetivo es facilitar al visitante el poder desplazarse y localizar lo que busca a través de nombres en los distritos, algunos son de arte, y otros de gastronomía o de deporte.

“La idea de nuestra empresa es potencializar cada nicho de mercado y para lograrlo hay que conocer primero qué se tiene, identificar en qué se tiene que trabajar más, y evitar las críticas, porque mucho se critica pero pocos actúan. Se tiene que creer en lo que se quiere para poder lograr un cambio, se tiene que ser congruente”

Castillos del Mar

Otro beneficio de Rosarito es su punto geográfico. Por ejemplo, poco se sabe que en Rosarito inicia el paisaje hacia la ruta del vino, sin dejar de mencionar su cercanía con Tijuana, una de las ciudades con mayor producción de cerveza artesanal, la playa de Popotla, Puerto Nuevo, La Misión y Cantamar.

“Hemos trabajado mucho para lograr esa conección con el turismo regional y nacional. Hemos logrado que ese turismo que se desplazaba unicamente hasta el Valle de Guadalupe, se estacione en nuestro municipio y lo vea como un destino turístico también. Ahora con el servicio de transporte que tiene una ruta desde la linea internacional hasta el municipio de Ensenada, cuente ya con dos estaciones de paradas en Rosarito, una en el Hotel Corona y la otra en El Hotel Castillos del Mar.”

Y en Castillos del Mar pueden encontrarse visitantes de todo el mundo, desde los municipios hermanos, el interior de la república, o de países como Francia, Japón, Canadá o Estados Unidos, y no es de sorprenderse cuando hablan del lugar como un “espacio maravilloso” o un “pequeño paraíso” por las riquezas que ofrecen.

Y como si fuera poco, próximamente ampliaran sus atractivos con el proyecto ALLAY MEDICAL CENTER, tomando en cuenta que la ola de turismo de salud es uno de los más grandes en los últimos años. Por ejemplo, tan solo en 2018 en el municipio se recibieron alrededor de 1.2 millones de pacientes.

Dicho proyecto, consiste en ofertar nuevas instalaciones que ofrezcan una experiencia única para aquellas personas que deseen una recuperación segura, relajada y fuera de preocupaciones, después de alguna atención médica, será el primer proyecto de su tipo en Rosarito.

20 habitaciones, 5 salas de operaciones, servicio de radiología, banco de sangre, laboratorio, médicos de trayectoria para cirugía bariátrica, cirugía plástica, entre otros.

Lo anterior, se sumará a una de las fortalezas de Castillos de Mar, pero no se dejará de lado la diversión. Para ello, se encuentra SUNIO Beach Club, recinto que alberga hasta 5,000 asistentes y que, por cierto, en el marco de su cuarto aniversario, arranca su temporada de conciertos con artistas de talla internacional como el “All My Friends Music Festival” y “Normal Baja”, así como causas altruistas como la “Noche Blanca en su 4ta Edición”. Por lo que a la par de sus recientes renovaciones, lanzará su primer temporada de Day Club, el cual mostrará un calendario de eventos todos los domingos a partir del 30 de junio hasta el 16 de septiembre, donde presentarán DJ’s de Baja California y Los Angeles.

Y para cerrar el año, se preparan eventos como el concierto de artista de talla internacional y El Valle en La Playa, con los que se cerrará el calendario 2019, con miras a Castillos del Mar, en el recinto de playa más importante para conciertos de Baja California.


Facebook Twitter LinkedIn Whatsapp