Las Islas Coronado

islas coronado

Las Islas Coronado es un grupo de cuatro islas pequeñas situadas frente a la costa noroeste de Baja California. Azotadas por el viento y las olas, tienen muy poca vegetación y permanecen deshabitadas, excepto por un pequeño destacamento militar y unos pocos guarda faros. Están situadas entre 25,6 y 32 kilómetros al sur de la entrada de la bahía de San Diego, a solo 13,6 kilómetros de la península mexicana. Por su gran importancia natural y nivel de endemismos, a partir de 2016, por decreto presidencial, las cuatro islas de este grupo así como su mar circundante, forman parte de la Reserva de la Biosfera "Islas del Pacífico de la Península de Baja California", que a su vez protege otras islas vecinas.

Las Islas Coronado forman parte del municipio de Tijuana.

Todo bajacaliforniano ha escuchado de las Islas Coronado e identifica de inmediato la península de Baja California, haciendo referencia a varias de las más de cien existentes en ambos litorales. Fue Sebastián Vizcaíno quien da el nombre a las Islas Coronado a las que nos referiremos hoy.

Durante la conquista del Nuevo Mundo, los españoles guiados por las referencias de sus descubrimientos por el santoral. Los Cuatro Santos Coronados, celebrados el 4 de noviembre, Severo, Severiano, Carpóforo y Victorino.

Su celebración es el 8 de noviembre, y una feliz coincidencia fue que Sebastián Vizcaíno descubriera estas islas y las nombrara como Los Coronados al ser cuatro los santos y cuatro las islas tomando en cuenta también el islote, formando un pequeño archipiélago, ubicadas frente a las costas de Rosarito y Tijuana en la parte norte de la península de Baja California.

Al Capone es uno de los personajes más conocidos de los años 20s, y quien controlaba el tráfico ilícito de alcohol, y quien también participaba en el financiamiento de un casino y hotel que es ya una leyenda casi desconocida de la Baja California. El Coronado Islands Yatch Club.

En 1932, los inversionistas mexicanos; Mariano Escobedo González y Manuel Metions, obtuvieron la concesión del gobierno mexicano para construir un hotel con casino en Puerto Cueva. Un socio muy importante que también formaba parte de este grupo, fue Fred G. Hamilton, antes gerente de la Benson Lumber Company de California. El hotel llamado El Coronado Islands Yatch Club, fue construido sobre pilotes de madera a la orilla de Puerto Cueva, por ser este el mejor fondeadero en todo el archipiélago.

Este hotel contaba con 60 habitaciones, algunos bungalows, cabaret, casino y restaurante. La construcción con unos muros de varias alturas y pintado en color azul. Al igual que el casino Agua Caliente, la decoración de los interiores era suntuosa, largas alfombras, enormes espejos y cuadros majestuosos. El cabaret, situado en la sección central del lugar, consistía en una larga y hermosa barra de madera. En la parte superior del segundo piso se había una terraza y era de los lugares preferidos de los huéspedes para disfrutar de una rica bebida y a la vez poder contemplar de una espectacular vista de la costa, desde Rosarito hasta Point Loma en San Diego.


Facebook Twitter LinkedIn Whatsapp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *