La Lobera, santuario oculto de Baja California

Por: Giovanna Mayen, Reportera / Comunicóloga
Fotografia: Javier Gama

Desde pequeña, mi familia solía organizar viajes por carretera. 

Recuerdo que jugaba con mis hermanas y primos a buscar forma de animales a las nubes, imaginábamos que los focos traseros de los automóviles eran ojos enojados o contentos según la forma era su expresión, buscábamos estrellas fugaces o contábamos “bochitos” para evitar aburrirnos. 

De Tijuana a Hermosillo al golfo de Santa Clara, de Guadalajara a México, Querétaro, Toluca, San Miguel Allende, Puebla, Veracruz y en distintas ocasiones, a Baja California; ¡este último sin duda es de mis favoritos!

Cada viaje es especial, de cada uno quedaron memorias inolvidables y de algunos, quedan las fotografías de los verdes paisajes, los cielos estrellados, clima húmedo y rico olor a lluvia; algunos otros de los cerros secos, una gran diversidad de plantas y los famosos vientos de Santa Ana, momentos acompañados de divertidas anécdotas. 

Baja California me agrada por su gran contraste; desde zonas desérticas, espacios con pinturas rupestres, playas turísticas, animales marinos, campos agricultores y la historia de las misiones.

¡Nuestro Estado lo tiene todo!

Pero algo que lo caracteriza aún más, son los numerosos espacios ocultos y mágicos, uno de ellos es La Lobera, un cráter ubicado a 8.5 kilómetros de El Rosario, en el camino rumbo a San Quintín.

He recorrido en diferentes etapas de mi vida esta carretera y siempre descubro lugares nuevos. Luego de que me hablaran de él, decidí escaparme un fin de semana; me informé cómo llegar, busqué en internet algunas fotografías y totalmente captó mi atención. 

Pero al llegar, me encontré algo diferente a lo que me imaginaba, el acceso era largo, con demasiadas curvas de pura terracería, me hizo dudar de su atracción; pero al llegar y bajar del automóvil, me llevé una grata sorpresa. 

Al dar unos pasos para dar un primer vistazo al interior de cráter, fue grande mi sorpresa al descubrir una playa abarrotada de focas, crías de lobos marinos y aves. 

¡No lo podía creer! Alrededor de mi estaba despejado, había un clima fresco y agradable. A lo lejos se veía una casa blanca, me acerqué y conocí a través de una ventana a Don Guillermo, con quien mantuve una charla desde su ventana y cuyas anécdotas enriquecieron mi experiencia. 

Desde hace cinco años habita en ese lugar, donde anteriormente era un criadero de abulón. Me mencionó que el cambio climático en los últimos años no ha sido favorable, pero que cuida de la zona acompañado de su perrita Paula. 

“En promedio al año vienen cinco mil familias, siendo Semana Santa la de mayor flujo. A veces salgo a contar cuántos lobos marinos están descansando, hasta 300 lobos he visto acumulados ahí, muchas veces para protegerse de las ballenas o de las orcas. Este es su refugio”. 

Don Guillermo se considera afortunado de vivir en ese maravilloso lugar, tan lleno de paz, donde puedes apreciar la belleza de la naturaleza y escuchar el sonido del mar. Él conoce gente de muchas partes del mundo, pero lo único que sí lamenta, es que las personas que visitan La Lobera suelen dejar su basura, pero lucha por crear conciencia en ellos y los invita a mantener limpia el área y respetar los señalamientos; por ejemplo, el no acercarse mucho al barandal con tal de evitar accidentes, ya que se calcula que el agujero tiene 40 metros de diámetro y cerca de 15 metros de profundidad. 

Visitar y conocer La Lobera fue una linda experiencia. Había visto de cerca lobos marinos, pero nunca en un lugar como ese; pareciera que se trata de un secreto que Baja California mantiene y que a todo aquel que llega a visitar, lo hace cómplice de su magia. 

No dudo que, así como este, existan muchos otros sitios que seguramente me faltan por descubrir. 

Viajar por carretera es vivir experiencias únicas y enriquecedoras.


Facebook Twitter LinkedIn Whatsapp

1 thought on “La Lobera, santuario oculto de Baja California”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *