Entrevista a José Ciccone

Por: Patricia San Román y Joanna Arroyo

¿Quién es Pepe Ciccone?

Vengo de una familia de inmigrantes Italianos, a muy temprana edad perdí a mi padre en un accidente así que de alguna manera tuve que formarme solo. A los 14 años, por un apremio familiar, tuve que salir a trabajar. Así que desde esa edad ya escribía algunas cosas y por la noche estudiaba en la Facultad de Buenos Aires la carrera técnica de Publicidad; una carrera de cinco años que logré terminar en cuatro. En esa época sí se leía.

El amor y la pasión por la publicidad, sirvió de vehículo para meterme en un mundo donde había que hacer pública las cosas; ya sea mediante la publicidad con sentido comercial o te metían al periodismo (que me gusta) y escribir tu visión sobre las cosas. 

Después viví en la ciudad de México y finalmente llegué a Tijuana. En ese tiempo ayudé en dirección de comunicación en Gobierno y clientes de todo tipo. Ahora sigo con Gobierno y la iniciativa privada en un sentido más amplio.

¿Dentro del área de comunicación, utilizas las redes a nivel personal?

Como persona, vivo permanentemente conectado porque dentro de la comunicación y la publicidad uno de los secretos es la actualización, si no, estás perdido. Por ejemplo, en la Agencia tengo un equipo  aproximadamente de 16 personas y 5 de ellos están dedicados a las redes exclusivamente. Y no es de ahora, tenemos bastante tiempo haciéndolo. Como te decía en un inicio, no solo es necesario sino casi imprescindible. No puedes estar alejado de las redes en ningún sentido, debes saber las aplicaciones que se están usando y aprender a diferenciar si una aceptación en redes se traduce como “ticket” al mercado. Todo tiene que corresponder a una estrategia.

Ahora bien, su contraparte sería que debido a la inmediatez con la que se manejan las cosas hoy día, se olvidan un poco del contenido.

¿Te costó la adaptación?

Sinceramente no porque siempre estoy rodeado de gente joven, en mi agencia el promedio de edad es de 30 años, así que la actualización es forzosa. Estás un poco en sus gustos, sus reacciones, etc. Por ejemplo el saber qué los mueve, por qué una cafetería está de moda, o por qué se sienten en un lugar mejor que el otro, etc. En  mi caso, estoy muy metido en el consumo y saber qué es lo que quiere la gente. El mercado debe tener la visión amplia para saber observarlo, poder adaptarte a él y estar siempre a su ritmo sin olvidarte que este mismo, responde tanto a inquietudes como también a información más precisa, más entretenida y más escueta. El joven ahora no te quiere leer siete líneas para enterarse de un  producto, ahora quiere que se lo digas en tres o menos y apoyadas con videos.

¿Si no trabajaras en esto, tendrías y usarías por ejemplo facebook a nivel personal?

No sé si lo tendría. Quizás por contacto familiar sí, porque tengo familia en Argentina o en Italia y es una manera fabulosa de conectarme por ese medio y whatsapp. Sería muy raro ahora deshacerte de esas vías de comunicación.

¿Cuáles son las redes sociales de tu uso frecuente?

Mail ya no porque nadie te hace caso (risas), uso facebook y whatsapp que son las más comunes. Si no las usamos es como estar aislado, es más, la misma familia te obliga pues te enteras de eventos muy importantes de ellos.

Dentro del tema de las redes y tomando en cuenta la apertura existente, qué opinas de las personas que por el hecho de contar con un micrófono emite opiniones, ¿certeras o no?

Te lo voy a contestar con esto, las redes sociales son facilitadoras. Antes tenías que tomar el teléfono, hacer una denuncia y checar que la denuncia fuera anónima porque te daba miedo; y te hablo desde un robo hasta una calle dañada. Y ahora, gracias a las redes te puedes comunicar en el momento.

Lo que me da un poco de temor es que lo volvamos a perder, que se  atomice no solamente en cantidad sino en credibilidad. Que lo que leas en la red no sea lo mismo que le escuchaste a un señor comentarista al que le tienes respeto. O alguna “fake news” que después verificas en las redes. Por supuesto que en ese sentido es una bendición.

Qué opinión te merece esta generación de niños y de los impactos publicitarios en ellos? Tomando en cuenta que google los detecta de inmediato por la manera que escribe.

Yo creo que los impactos publicitarios deben ser precisos y en el gusto o en la adopción de un niño. Estoy en contra de la automatización de la información igual que de la publicidad; no se puede usar el mismo anuncio para todos los niños porque su experiencia de vida, deseos, educación, padres etc. simplemente no es la misma, por eso no les puedes vender de la misma manera a todos.

Tenemos que utilizar nuestro contenido como parte substancial para mover esas fibras, por eso son tan importantes.

Hablando de la segmentación del mercado, qué opinas de este nueva tendencia llamada Edutuber y de todo este cambio que ahora hay?

Que hay y se pretende imponer. Aquí el problema sería analizar la voluntad de aprendizaje de alguien que sabe que no está vigilado. Va a progresar en la medida que los chicos o la gente joven se vaya adaptando. Antes también había ese tipo de educación por televisión, este medio se agilizó, se hizo más penetrante y ya todo el mundo lo tiene.

Habría que ver si es aceptado plenamente porque youtube, como muchísimas aplicaciones más, puede lanzar de la idea pero debe esperar la respuesta del mercado. Nadie puede tener garantía. Nuestros ojos solo ven las plataformas que han sido un éxito, pero no así las que se han ido al bote de la basura.

Aunque útil, tengo mis dudas con respecto al aprendizaje rápido; y lo he comprobado. Por ejemplo, pregunté a alguien: qué quiere decir anodino? su respuesta fue ‘no sé’; a lo que respondí, ve y busca su significado. A los tres meses le hice la misma pregunta y tomó el celular para consultar; le dije no, si no lo aprendiste antes, de qué sirve hoy?. Hay una falta de reflexión y esa es la diferencia entre aprender en la inmediatez del celular, que leyendo o estudiando en una clase.

Los chicos han aprendido a copiar y no a crear.

¿En el área de comunicación, qué opinas del linchamiento a personas en redes?

Una infamia escudada detrás de un medio masivo que se presta para hacerlo. La denostación debe ser terrible para quien lo sufre y, aunque tenga derecho a réplica, el daño ya quedó hecho y esparcido en la mente colectiva. Eso no lo podías hacer antes en un medio escrito pues exigía tu firma, y esta misma era de gran valor. Antes, se decía que la prensa era una verdad para creer; y  realmente lo hacías porque existía el periodismo de investigación y la gente lo respetaba. Un ejemplo fue Blancornelas, podías estar de acuerdo o no con él, pero era una persona respetable, bien documentada y con credibilidad. Es por esto que cuando escribía acerca de alguien o algo, era porque ya había hecho un ejercicio de investigación.

¿Cómo ves a los ‘influencers’?

Viéndolos de manera positiva, como un principio de adaptación a la vida moderna que hay que aceptar. Digamos que es la cara novedosa de las relaciones públicas que promete hacer vender más un producto. Y viendo la parte negativa, cuando el ‘influencer’ vende mal. Es decir, cuando engaña al cliente haciéndole creer que es más fuerte de su realidad solo por tener 100,000 seguidores. Sabemos que esto no quiere decir que todos van a ir a su negocio y menos que le compren. Por eso hay que saber separar lo que es un ‘like’  y un ticket de venta.

El ‘influencer’  que asegura tener este arrastre lo tendrá que comprobar. Trabajé con ellos y ni mis clientes ni un servidor, obtuvimos la buena experiencia de llenar un lugar.

¿Consideras que las principales redes sociales -facebook y ahora instagram- se han encargado de elevar el ego de estos chicos de una manera no conocida anteriormente?

Sí, y las ‘selfies’ fueron una gran promotora de eso. No importa que sean jóvenes no agraciados, o flacos, llenitos, etc. todos se ven bien usando los filtros. Todos, mujeres y hombres, somos vanidosos.

Retomando el tema personal,  ¿cómo es el esposo, padre, abuelo…?

En mi primer matrimonio me casé muy joven, 21 años; y de esta relación tengo una hija. Cuatro años más tarde me divorcié. A los 30 volví a contraer matrimonio y nacieron dos hijos más. Tengo cuatro nietos hermosos y una vida familiar bastante tranquila; le digo a mi hija: no obligues a los chicos a venir todos los domingos, se van a aburrir. Y me responde, son ellos los que quieren estar aquí Papá.

¿Qué es lo que más te apasiona?

Leer y escribir, en ese orden.

¿Libro que más te ha gustado?

Para mí el mejor libro que he leído se llama “El Aleph” de Jorge Luis Borges.

¿Has escrito algún libro?

Sí, hace veinte años y se llama Apuntes de un Publicista. En ese libro encontrarán datos hasta de mi vida familiar ya que les dedico una página a mis hijos y me pasó algo muy bonito, mi mujer recopiló todos mis artículos. Me los regaló ya impreso el libro.

¿Dónde lo podemos encontrar?

En CECUT

¿Música favorita?

¡El tango!

¿Admiras a alguien en el ámbito de la publicidad?

En México hubo un señor que se llamó Carlos Arouesty Robert, para mí el mejor publicista que he conocido. Era la síntesis de lo debia ser y tener un publicista.

¿Cómo ves hoy el área de la publicidad en Tijuana?

Crecida, aumentada. Cuando yo llegué aquí estaban nada más Marina Perez, Tomás Perrín y Carolina Aubanel. Había muy pocas agencias verdaderas de publicidad, y quizás en ese entonces no se necesitaban más. Tampoco existía la carrera de mercadotecnia, solo la Universidad Iberoamericana tenía la de comunicación. En ese sentido he visto crecer mucho no solo a Tijuana sino la parte hispana-americana. Tú veías antes los carteles mal pintados y los anuncios de Estados Unidos daban pena. Hoy afortunadamente hemos avanzado.

Actualmente la estadística muestra que las empresas están regresando a las agencias establecidas, buscando el expertise y no tanto a las recién abiertas, ¿cómo ves esto?

Con mucho optimismo claro! por mi y por todas las agencias con trayectoria profesional. No puedes dejar todo en manos de la inexperiencia pero sí en el talento y la actualización del joven. Ellos no utilizan tanto lo racional porque no tiene un referente, eso solo te lo da la experiencia y esta misma tiene que ser valorada.

El problema es que hemos “avanzado” en el sentido de la expansión, y esto se traduce –dicho por experiencia- a que cuando estás con tu cliente y dices la cantidad justa que le cobrarás por el manejo de redes, contenido, imagen, etc., y te comenta lo que le cobran unos chicos, dices no puede ser! eso es destrozar el mercado.

Antes, debías de tener un local presentable, con su sala de juntas para atender a los clientes. Ahora los chicos se te presentan con una backpack y cobrando una mínima cantidad.

Les comento una anécdota. Una conocida me pidió de favor que le revisara los contenidos que un chico le estaba haciendo, sí, esos de backpak. Cuando los vi, me dio pena ajena, era una cosa terrible. Por eso hay que defender la calidad de lo que uno hace. La gente debe acostumbrarse a pagar el talento y no a negociarlo.

¿Algo que quieras agregar para finalizar esta enriquecedora entrevista?

Les deseo lo mejor para todos y que esté 2020 sea el año de los Medios.

 

Crédito fotografía: Veo-veo fotografia


Facebook Twitter LinkedIn Whatsapp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *