EL AZÚCAR Y SUS PROBLEMAS

De acuerdo con una investigación, el azúcar, a diferencia de la grasa y otros alimentos, actúa con el apetito del cuerpo creando un enorme deseo de continuar comiendo mismo efecto que la industria alimentaria utiliza para aumentar el consumo de sus productos. El azúcar altera este mecanismo. Quien utiliza azúcar siempre desea más y más, incluso cuando ya no se tiene apetito. 

Por mencionar un ejemplo, se puede ofrecer ensalada a una persona y esta va a dejar de comer en un momento; pero tras recibir galletas, va a seguir comiendo a pesar de las molestias estomacales que pueda sentir.

Está comprobado que el azúcar es una adicción. Es tan difícil contenerse a la tentación de comer dulces como el dejar de consumir tabaco e incluso el alcohol. De esta manera las dietas solo funcionan temporalmente. Incluso existe terapia de adicción para estos casos.

Debería haber términos legales para la cantidad de azúcar que se añade a los alimentos procesados, así como poner advertencias de peligro (al estilo de los cigarrillos), en dulces, refrescos y las bebidas consideradas “deportivas” para informar lo perjudicial que es para la salud.

Otra buena recomendación sería que las escuelas prohíban vender dulces y refrescos.

El azúcar, al igual que las drogas, es un producto que ha sido creado artificialmente por el mercado y sus efectos en el organismo con el uso inadecuado es fatal para la salud. En las últimas décadas, estudios han comprobado que el consumo de azúcar va de la mano con el aumento brusco de enfermedades como la diabetes y el cáncer, así como las enfermedades cardiovasculares, del sistema nervioso y digestivo. También provoca desórdenes en la función de las células, aumenta el nivel de las plaquetas y provoca el síndrome de déficit de atención con hiperactividad entre los niños. 


Facebook Twitter LinkedIn Whatsapp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *