FOTO PATTY R DIGITAL

Octubre   2020

Queridos lectores,

 

Les saludo con el mismo cariño de siempre. En esta edición no. 13 de nuestra Revista Urbanus, como todos los meses, nos enfocamos a tratar de llevarles una síntesis de temas actuales, manejados con responsabilidad.

En esta ocasión, nuestra portada la dedicamos a tres grandes de la comunicación, tres maravillosos seres humanos que engalanan nuestra portada: Alejandra Gaxiola, Pablo Barragán y David Mejía. Me tomé el atrevimiento de redactarles algo que, desde mi punto de vista, estoy segura muchos de ustedes compartirán.

 

También nos acompaña Maricarmen Flores, una de las mejores periodistas de México, en un ejercicio de autodefinición sencillamente magistral. Y aquí la tenemos, en nuestra ciudad! Cuando menciono a Tijuana, me llena de orgullo y sé que a muchos les pasa lo mismo, ya sean nativos o porque llegaron a esta mágica ciudad en busca de mejores oportunidades. Mi familia, los San Román, el próximo año estaremos cumpliendo 40 años de habernos establecido en esta noble ciudad que nos ha dado tanto.

 

Con relación a este tema, aprovecho para extender una enorme felicitación a todo el equipo de Tijuana Innovadora que está cumpliendo ya 10 años de este movimiento que nos cambió a todos. Tengo la fortuna de haber formado parte de su equipo en el 2010, año de su arranque.

 

En otro tema, y por ser octubre el mes de la prevención de cáncer de mama, dedicamos un publirreportaje a una guerrera real y altruista de corazón, Lourdes López Moctezuma. Ella nos comparte su experiencia y logros ante esta lucha tremenda.

 

Pues bien, les dejo nuestro contendido y deseamos que disfruten cada artículo. De igual manera damos la bienvenida a los nuevos colaboradores por sumarse a este proyecto, que como siempre digo, vamos lentos pero con pasos firmes,

 

Gracias.

 

Septiembre  2020

Queridos lectores,

Ya estamos a mediados del noveno mes del año, es increíble la manera tan rápida como se nos fue este año. Entre aprender temas diferentes, cursos online y   actividades que nos obligó hacer esta pandemia, se fueron los días.

Poco a poco estamos regresando a la nueva normalidad y la pregunta es, ¿acaso será algún día igual a los que estábamos acostumbrados? realmente no lo creo. De manera paulatina volveremos a nuestras actividades, sin duda, pero de una manera distinta, el mundo ya nunca será igual.

Definitivamente considero que quienes vemos el lado positivo, nos damos cuenta que incluso tenemos acceso a otras cosas que veíamos lejanas. Hoy más que nunca y gracias a la tecnología, nos acercamos de manera virtual con personas del otro lado del mundo, no solo con familiares o amistades, sino con maestros y alumnos, gracias a que decidimos innovarnos despertando nuevas aptitudes para salir adelante.

A todos nos preocupa la situación de la salud, la economía que nos ha golpeado fuertemente, sin embargo, hemos dado muestras de fortaleza demostrando que saldremos de esta situación respetando siempre las medidas de salud, conservando la sana distancia, siendo aún más precavidos y por qué no decirlo, hasta más ordenados.

Lo vemos al hacer las largas filas para ingresar a un establecimiento, al abordar el avión e incluso bajarse del mismo. Y es ahora que pienso…realmente cómo nos faltaba ser más educados y poner en práctica nuestra paciencia.

Ya falta menos para que falte menos. Escuchamos avances médicos que después retroceden pues los expertos se están enfrentando a algo nunca antes visto. Lo que nos demuestra una vez más lo vulnerables que somos, sin embargo, quienes vemos lo positivo de todo esto, apreciamos cada día aunque pase lento y a su vez rápido, el tiempo.

¿Definitivamente…seremos mejores?

Agosto 2020


A todos nuestros lectores,

Ya estamos en el 8vo. mes de este año y ha pasado tan rápido, que ni cuenta nos dimos. Tras el encierro, no dejamos de reinventarnos.
¿Cuántos de nosotros tomamos una gran cantidad de cursos para evitar que las horas se nos hicieran más largas?.
Esos caminos que nos llevaban por ese crucero que parecía infinito: de la cocina, a la sala, de ahí al patio y después a la recámara. Creo que todos acondicionamos distintas partes de nuestra casa como oficina y aprendimos muchas cosas durante estos meses de encierro.
Y bueno, creo que ya estamos llegando al final del túnel, pero no con esto debemos de pensar que ya se terminó.
Es más que evidente que a todos nos cambió la vida drásticamente. Para algunos este cambio ha sido positivo y para otros tantos no ha sido tan favorecedor. Esto es de acuerdo a la óptica personal, ambas muy respetables.

Leí por ahí una frase hace tiempo, justo cuando esto comenzaba que: “todos estábamos en la misma tormenta, mas no así en el mismo barco”. Por esto, es lógico que la perspectiva de cada quien cambie. No es lo mismo ir en un yate que en una lancha de motor; o en una panga que una lancha inflable. El criterio cambia, definitivamente.

Muchos tenemos seres queridos que han visto su vida en riesgo, mientras otros se han dedicado a jugar con ella.

Lo único que siento real es que el mundo se paró…por completo. Quien tuvo su momento de reflexión y agradecimiento, se dio cuenta que no necesitaba de tanto para seguir adelante. Sé que no es fácil aceptarlo.
A todos se nos ‘queman las habas’ por regresar a nuestra antigua normalidad, sin embargo, conscientes estamos que por lo menos en un buen rato, esto no será posible…la lección es grande. Así que adaptémonos a la nueva normalidad de la mejor manera, seamos responsables, cuidemos y valoremos nuestra salud, física y mental, y sigamos adelante.
Disfrutemos de cada momento que nos regala la vida y continuemos creciendo en conocimientos, en experiencias y valores. Sobre todo, practiquemos la sonrisa visual pues nos acompañará un largo rato.

Gracias a los colaboradores, su inspiración y aportación es invaluable. Con sus temas han enriquecido el contenido de REVISTA URBANUS.

Ya falta menos, para que falte menos.

 

FOTO PATTY R DIGITAL

Julio 2020

Saludando como siempre con mucho cariño a nuestros lectores.

Queridos lectores.

Pues ya que estamos volviendo a la Nueva Normalidad, quisiera compartir con ustedes una reflexión y me centrare básicamente en el desarrollo del bambú.

Se dice que su formación no es apta para impacientes, y una vez que siembras la semilla, se abona y se debe de regar constantemente. Pasarán 7 años en donde aparentemente no sucede nada, a tal grado que puedes llegar a pensar que tu trabajo fue inútil y que las semillas que utilizaste eran estériles.

Pero sucede que a partir del séptimo año, tarda sólo seis semanas para crecer y desarrollarse, ya que crea un complejo sistema de raíces durante los siete años que aparentemente no viste nada y puede alcanzar hasta los 30 metros de altura.

Es normal que muchas veces deseamos encontrar soluciones o respuestas rápidas, deseamos que nuestros triunfos sean apresurados, sin entender que el éxito es simplemente el resultado del crecimiento interno, y que para esto se requiere tiempo.

Quizá por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados a corto plazo, abandonan todo súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. Es una tarea difícil lograr convencer al impaciente, de que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado.

De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones nos enfrentaremos a situaciones en las que creeremos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante.

Así que, como el bambú, debemos de entender que hay ciertos procesos que nos pueden llevar tiempo y sobre todo, mucha paciencia. Y que en esos momentos de impaciencia (que todos tenemos), recordemos el ciclo de maduración del bambú japonés, y no bajemos los brazos ni abandonemos la meta, solo por no ver el resultado esperado. Recuerden que sí está sucediendo algo dentro de nosotros: estamos creciendo, madurando.

No nos demos por vencidos, vayamos gradualmente creando los hábitos y sobre todo, el temple que nos permitirá sostener el éxito y el resultado de optar por nuevas maneras de vivir.

El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Es un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros, que nos exige cambios, acción y mucha paciencia.

¡Pronto saldremos de esta!
 

FOTO PATTY R DIGITAL

Junio 2020

Saludando como siempre con mucho cariño a nuestros lectores.

Este mes que es dedicado a los padres. Quisiera expresar, bajo mi perspectiva, el valioso papel que desarrolla el padre en la vida de un hijo.

Definitivamente el papel de padre es clave en la vida de cualquier ser humano. Esa figura que representa la autoridad, la disciplina, las reglas que se imponían con una simple mirada, mismas que después se convertían en la complicidad más hermosa.

Cuando el padre tiene el tino de equilibrar las reglas con el amor, el resultado es siempre favorable. El padre que a lo largo de los años se convierte en el mejor amigo, el sabio consejero y determinante en nuestras decisiones; porque sabíamos que las palabras que vinieran de su parte, serían siempre lo mejor para nosotros.

 

Yo escuché varias frases de parte de mi padre, una que me marcó fue: quien de verdad te quiere, te hará sufrir con sus verdades.

¿Y a qué se refería? que no siempre se nos dirá lo que queremos escuchar, y que solamente las personas que te quieren de verdad, tendrán el valor de decirte lo que no está bien; aunque esto significara en ese momento una molestia para ti.

Como esta, cuántas frases que escuchamos por parte de ellos realmente nos marcaron?, Tales como: ‘el flojo trabaja doble; haz las cosas bien desde un principio o mejor no las hagas; lo que quieras ser o hacer adelante, solo trata de ser el mejor; eso no se te ve bien, pero lo que has hecho es excelente, o simplemente un creo que lo puedes hacer mejor’. Esas palabras sabias, que bien empleadas y dichas con el amor más profundo y sincero, no pueden hacerte daño, por el contrario, te obligan a hacer las cosas con calidad y profesionalismo.

 

Otra frase de mi padre fue: ‘el único lujo que no puede darse el ser humano, es el de ser malagradecido’. Esta frase creo que es la que más me ha marcado. Ya que en el paso de nuestra vida es lo que más nos enmarca como personas. Agradece siempre a todo aquel que te apoya, que te impulsa, que cree en ti pues no puedes defraudarlo. Aunque te equivoques o no salgan las cosas como deseas, no claudiques en tu esfuerzo!  la recompensa -que a veces tarda-, siempre llega y es el mejor regalo que puedes recibir.

Ese padre que desde lejos te observa, quizá sufre más que tú en tus fracasos y se mantiene distante porque sabe que no puede vivir tu vida. Que tienes que crecer con tus propios errores, sin embargo ahí estará listo para abrirte los brazos en el momento que ya no puedas más. Cuando te caes él te levanta, seca tus lágrimas y  te da un empujón para que sigas, que no te rindas y que te des cuenta que tienes la fuerza suficiente para tu próxima batalla. Ese que te dice: ‘voltear para atrás, ni para tomar vuelo. Lo que viene está enfrente de ti’.

Quiero concluir esta editorial felicitando a todos los papás, diciéndoles que realmente son una imagen fuerte y por demás definitiva. Agradezco enormemente el privilegio que la vida me regaló, por haber tenido el mejor padre del mundo. Que aunque ya no está físicamente conmigo, siempre está en mi corazón.

No hay un solo día en el que no lo mencione, lo recuerde y lo sienta. A veces me gana el sentimiento, pero para mí es el más hermoso y lloro de felicidad; se me rompen las palabras, se me hace un nudo en la garganta porque me hace falta abrazarlo, besarlo y agradecerle su impulso para ser una persona de bien.

 

¡Gracias Papá!

Feliz día del padre

 

Mayo 2020

Estimados lectores:

Como todo mundo, continúo resguardada en casa. Esperando ansiosa que pronto se pueda volver a una normalidad; y aunque es el pensamiento de la gran mayoría, estamos certeros que esto será más que imposible. Sabemos que ya nada será igual que antes y nos invade la tristeza, sin embargo, en una plática reciente escuché que a la larga, quizá esto sea mucho mejor. Y sí, esa es la esperanza de todos. Pensar en el día que podamos volver a salir, como era habitual, en cierta forma lo vemos lejano y por qué no decirlo, hasta innecesario.

Hasta cierto punto, nos hemos acostumbrado a estar en casa y administrar de manera más efectiva nuestro tiempo. Contamos con una mayor disponibilidad para aprender, así como estar al día en nuestra nueva forma de trabajar. Ahorramos dinero, y nos percatamos que no son indispensables tantas cosas que a diario adquiríamos.

Ahora estamos disfrutando más lo que realmente es importante, nosotros mismos. Este encuentro hacia nuestro interior, nos hace valorar lo que por default creíamos  merecer y que ahora no podemos gozar. Empezando por la valiosa libertad de ir y venir a nuestro antojo, de pasar por alto un abrazo, o aún más, un beso a nuestros seres queridos dando por hecho que ahí estarían.

Ahora, la vida nos da una fuerte sacudida y nos enseña (a base de sacrificio) lo que verdaderamente vale la pena, y esa es la vida misma.

Como seres humanos, nos hemos dado cuenta cuán vulnerables somos ante este pequeño bicho que vino a cambiar el mundo entero. Nos hizo entender que no estábamos haciendo lo correcto, o que el método simplemente no era el correcto.

Mayo 2020 es el mes en el que festejamos a las madres, y precisamente por el gran amor y respeto que se les tiene, no serán visitadas. A los que ya la perdimos hace tiempo (y que en cierta forma agradecemos que no les tocó vivir esta situación), con una gran nostalgia desearíamos poder abrazarlas y besarlas.

Sobre todo agradecerles la oportunidad de vivir en este maravilloso mundo, mismo que a pesar que lo hemos enfermado y contaminado a través del tiempo, hoy seguros estamos que lo cuidaremos con más conciencia…bien reza el dicho: nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Seamos positivos y no nos rindamos! Innovar, aprender y desarrollar nuestras habilidades, es solo el primer paso a la nueva generación de este planeta.

Más fuertes, más conscientes y sobre todo, más espirituales.   

Abril 2020

Saludando con mucho gusto a nuestros lectores

Dadas las circunstancias inesperadas a las que todos nos enfrentamos en estos momentos, cuesta trabajo aceptar que nuestra vida nos cambió de una manera radical.

Pero segura estoy, que muchos de ustedes han aprovechado estos momentos y circunstancias para reflexionar en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana, y quienes piensan positivo, sacarán como conclusión que de algo nos servirá este cambio radical a nivel mundial.

En Revista Urbanus, también nos enfrentamos a nuevos retos, así como en cada una de las actividades que desarrollan ustedes. Pero nosotros no bajamos la guardia, y ahora más que nunca decidimos salir adelante. Y agradeciendo su confianza y lealtad, seguimos con nuestro más grande propósito que es el comunicar cosas positivas referentes a nuestra región. Asimismo, agradeciendo infinitamente a nuestros valiosos colaboradores por sumarse.

Enfrentemos de la mejor manera esta situación e innovemos, seamos creativos, seamos empáticos con quienes nos rodean. Pero sobretodo, no perdamos la esperanza. Todo pasará.

 

Enviamos un abrazo virtual.